• s-facebook

Visítanos en Facebook

Mi despertar llegó hace más de quince años, de la mano sabia y maravillosa de mi Maestra espiritual en Madrid. La vida me la presentó en un momento delicado, en el que yo estaba llena de dudas y preguntas; un momento en el que tomar importantes decisiones personales. Con la ayuda y apoyo de este ser maravilloso aprendí a escuchar mi voz interior, a respetarme, a amarme, a sanar mis heridas y a cambiar todo lo que no me gustaba de mí misma y de mi entorno. Encontré grandes respuestas, y mi vida empezó a ser más plena y feliz siendo fiel a mi verdadero ser y a mi verdadero maestro interior: el corazón.

Con conciencia y presencia, mi ser divino me empujó a descubrir y disfrutar de diferentes terapias alternativas: Sanación Magnificada, Talleres de Poder, Talleres Chamánicos, Sanación Femenina, Kabbalah y Talleres Tántricos. El Tantra fue el camino que despertó mi pasión interior y comencé a formarme, asistiendo a talleres y retiros tántricos con diferentes maestros y maestras. Encuentros donde conecté con mi esencia más poderosa, que es el corazón, el Amor que me guía y me hace tomar las decisiones más acertadas en mi vida.

Disfrutando de la experiencia vivida, del despertar y del renacimiento que Tantra me proporcionó, sentí la necesidad de ponerme al servicio de los demás. Una fuerza interior me guió para celebrar la vida desde la energía de Tantra, orientando y sanando corazones hacia el despertar de la sexualidad sagrada que todos podemos descubrir. Mientras practicaba Tantra, experimenté la comunión entre mi parte femenina y masculina, una integridad total desde el Amor de la figura paterna y materna, seres divinos que me dieron y me regalaron este maravilloso presente que es la vida.

Doy las gracias, desde lo más profundo de mi corazón, a mis padres, por haberme dado la vida, por guiarme, por enseñarme a vivir desde la libertad, la aceptación, la sanación y el Amor; experiencias y pruebas que viví con sus sombras y sus luces, siempre bendiciendo el bien de cada situación. Doy las gracias a mi querida hermana y a mis dos hermanos, por todo lo que me han enseñado y me enseñan en el día a día, por su complicidad y por su Amor.

Doy las gracias a mis amigos y amigas, del alma, por todo su apoyo, confianza y Amor. A todos los hombres que compartieron algún momento de mi vida, por todo su apoyo, confianza y Amor puro e incondicional.

Gracias a todos mis alumnos por su voluntad y constancia para sanar y abrir su corazón. Gracias por las risas, las lágrimas de perdón, los juegos y los bailes vividos. Gracias por trabajar la conciencia, el Amor hacia uno mismo y el Amor hacia el Todo, por sentir y vibrar en la energía pura del Amor en grupo. Gracias por ser quienes sois, seres divinos y esencia pura de AMOR. Gracias por recibir y dar, gracias por dejarme guiaros a través de las emociones.

Todos y cada uno de vosotros me ayudasteis a ser quien soy hoy. GRACIAS. ¡Os amo a todos! ¡Con emoción, os mando un eterno y amoroso abrazo!

 

MARÍA DE LOS ÁNGELES   

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now